Sexualidad Femenina y Esencias Florales

“El Dar lo mejor de sí en la convivencia entre el hombre y la mujer, es un arte que debe ser llevado de la mano del corazón, para que se convierta en su medio para alcanzar la plenitud”.
.
Continuando con la nota del 4 de abril en la que hablamos sobre el problema sexual masculino, vamos a abordar ahora el problema sexual femenino más frecuente.El problema femenino más común en las mujeres es la frigidez, que es algo más complicada, porque las mujeres encuentran pretextos más rebuscados cuando no quieren reconocer cuando están resentidas o enojadas. Ellas también pasan por periodos en los cuales no experimentan el impulso sexual.Algunas mujeres pierden el deseo durante ciertos días de su ciclo menstrual, en ciertos periodos de su vida o cuando algo les causa temor.No es frecuente que madres desdichadas enseñen a sus hijas que no deben disfrutar de la relación sexual, o que el sexo es algo sucio, en un perverso intento de desalentarlas para que conserven la castidad. La actitud que una mujer tiene frente a sí misma es la que determina su sexualidad.Las principales causas de sus problemas con el sexo, son la baja autoestima, el miedo a perder el control y el no saber si son dignas de ser amadas. La mujer que no está contenta consigo misma no puede sentirse atractiva en el plano sexual. La experiencia les resulta poco gratificante y carente de emoción.
La mujer frígida no siente interés por el hombre, tal vez lo considere insensible, exigente y egoísta. Incapaz de manifestar su enojo, se desquita no entregándose a la relación. Si ese es el único poder que tiene sobre su compañero, téngase la seguridad que lo utilizará.

La mujer a la que no se le permite decir “no” sin sentirse culpable, nunca dirá “si” con abandono.

La mayoría de las frígidas no son sexualmente impotentes, solo están dolidas y enojadas y no pueden expresar su ternura. La sexualidad de la mujer depende de su capacidad para sentirse vulnerable y querida.

La sexualidad espontánea es el corolario de un vínculo abierto y espontáneo, en el cual los cónyuges se sienten libres. Una vida sexual gratificante es la prolongación de una convivencia feliz.

Cuando el sexo no funciona, el problema suele estar en la pareja. Los hombres no imaginan el amor sin sexo. Las mujeres no imaginan el sexo sin amor.

La mujer frígida anhela amor y ternura, pero solo le queda reprimir el sexo para no perder su identidad, porque la vuelve más dependiente del hombre, que es justo lo que quiere evitar. La frigidez es un símbolo perverso de independencia.

Con las esencias florales de los distintos sistemas es posible encarar francamente el enojo que se lleva adentro, la baja autoestima, el miedo a perder el control y el no saber si son dignas de ser amadas, ya que obedecen a causas emocionales, basados en que la Terapia floral es uno de los tratamientos altamente indicados para estos trastornos.

REFLEXIONANDO SOBRE EL ENCUENTRO SEXUAL Y LA CONVIVENCIA

El poder abrazar, acariciar y dar amor fortalecen y refuerzan nuestra Fe, confianza y entrega.

Estas son bellas herramientas que la Vida tan generosamente nos concede para superar cualquier dificultad que nos permita ser UNO con el otro.

Las dificultades son parte de las circunstancias que nos llevan a aprender que es lo que debemos cambiar para mejorar, lo esencial es ver desde donde las encaramos.
Si lo hacemos tan solo desde lo mental, tenderán a complicarse más, pero si ponemos nuestro corazón en ello, todo tenderá tarde o temprano a superarse.

Así la alegría de compartir y emplear la creatividad con una mayor atención y conciencia, nos llevara gradualmente a redescubrir en cada encuentro, el enriquecedor sendero que nos guie hacia una feliz complementación superior.

www.institutointegralquilmes.com
info@institutointegralquilmes.com Tel: 4254-6278

Foto de Instituto Integral Quilmes.