La Entrevista en la Terapia Floral – El arte de interrogar

La información del paciente se obtiene a través de la entrevista. La entrevista es, esencialmente, una relación.
El objetivo principal de la Entrevista Floral radica en la contención emocional del consultante.
La entrevista es un encuentro entre terapeuta y paciente que tiende a establecer un proceso de comunicación – en un clima de empatía que permite establecer un diagnóstico preciso de:
• Sus necesidades básicas.
• La situación que atraviesa el paciente ( Diagnóstico Situacional)
• Su tipo floral (Diagnostico de Personalidad)
La entrevista debe ser:
• Abierta, no dirigida. Es decir la propuesta es dejar hablar al paciente que es el verdadero protagonista de este acontecimiento y únicamente intervenir para sostener su discurso.
• Profunda, tratando de llegar a capturar los entretelones emocionales en los cuales la persona se encuentra atrapada, el argumento de su historia, sus marcos ideológicos, sus deseos y anhelos inconscientes, las repeticiones y sufrimientos que no puede soltar, los traumas que no ha podido elaborar.
• A solas, para que no haya interferencia de otros que puedan limitar o influir en su decir.
• Sistemática, implica situarse ya en los recorridos posteriores al segmento de narración libre del paciente, en los cuales se abre camino a un interrogatorio dirigido para investigar aquellas áreas en las cuales se necesita mayores pistas o averiguaciones.
En toda entrevista diagnóstica el terapeuta observa, interroga, escucha, comprende y finalmente realiza una evaluación presuntiva sobre y a partir de todos los antecedentes que ha logrado reunir.
• Observar: la conducta implica poner atención en todas las manifestaciones visibles del paciente: su postura, forma de hablar, de vestir, gestos, reacciones ante ciertas preguntas, etc.
• Interrogar: Constituye un instrumento útil en la entrevista, ya que, una vez se ha escuchado al paciente, es necesario preguntar todas las cosas que no han quedado claras o no han sido aportadas en su relato. Las preguntas deben ser abiertas claras, concretas y sin rodeos, apuntando siempre a lo que queremos averiguar.
• Comprender: se refiere a la operación por la cual tratamos de darnos cuenta y explicar los procesos que llevaron al paciente al sufrimiento que padece y la lección que la enfermedad que porta le quiere enseñar.
• Diagnosticar: Implica elaborar, a partir de todos los datos y la compresión que hacemos de ellos, una hipótesis globalizada sobre la naturaleza de la situación, la historia, la personalidad y la lección, en términos florales.
Es muy importante tener en cuenta la actitud, la disposición y el compromiso que asume el consultante para el inicio y continuidad del tratamiento floral, éste no debe ser simplemente al inicio sino que va renovándose a lo largo del tratamiento.
Parte del compromiso que toma el consultante también es la periodicidad con que se pautaran las entrevistas.
Lo aconsejable sería acordar entrevistas mensuales, salvo casos o situaciones particulares donde se podría hacer de modo quincenal, incluso semanal en casos más agudos.

 

Foto de Instituto Integral Quilmes.