Las Flores…

Les compartimos lo que escribió la alumna Gladys Sbocci en la reunión de fin de año de este Instituto.

LAS FLORES
Ellas estuvieron siempre, desde el principio de la creación, desde que al mundo lo conocemos como tal…
Quizás fueron mutando, cambiando, evolucionando, seguramente en épocas remotas fueron muy diferentes a como hoy las conocemos, seguramente siempre tuvieron un mensaje para los humanos, como para cada reino de la naturaleza.
Lo cierto es que siempre fueron un regalo del CREADOR, tanto para quien quiera creerlo como para quien no…
La definición más poética de ellas las leí de un chamán andino que dijo que son “la sonrisa de la PACHAMAMA”, y con el correr del tiempo tomé esto ya no solo como poesía, sino como algo real.
Tienen todas ellas tanta belleza para ofrecer a quien las quiera observar, que es imposible no emocionarse hasta las lágrimas si logramos contemplarlas durante un rato.El tiempo suficiente como para sentir que su misión realmente es dar. Aún para el distraído que pasa sin prestarle atención es imposible que aunque sea por un instante no capten al menos con el rabillo del ojo algo de su color, o que en algunos casos su aroma les diga “aquí estoy”. Creo que en estos tiempos tan fuertes, tan cambiantes, de apertura de mentes como de corazones, ellas están diciendo “presente” más que nunca, ya como indiscutibles sanadoras, desde los planos más sutiles hasta la materia más densa, siento que nos están llamando y cada vez somos más los que escuchamos el llamado, los que estamos diciendo “si”, y a dejar que ellas actúen. Tienen tanto para decirnos que creo que nos conocen más que nosotros mismos, que su creador, que es también el nuestro, las está enviando a aportar todo lo suyo desde la naturaleza como una de las herramientas más amorosa de estos tiempos para el despertar de la conciencia de esta humanidad. Confundida y lastimada, pero perfecta en esencia como toda la creación.
Sólo sepamos amarlas, sentirlas, escucharlas, hablarles, desde el corazón y por supuesto también desde la palabra, ya que escuchan y de alguna manera ¡siempre responden!
Amigas flores: a todas, absolutamente a todas, a las que conocemos y a las que aún no, simplemente ¡¡¡Gracias!!!!

Foto de Instituto Integral Quilmes.