Pilares de la FIlosofía del Dr. Edward Bach

No se puede profundizar en la Filosofía del Dr. Bach y la acción de ciertas flores del sistema, sin considerar determinados conceptos como aprendizaje, reencarnación y Ley de causa /efecto. Para Bach el objetivo de la vida es el aprendizaje y para ello reencarnamos una y otra vez. El aprendizaje y los pasos que nos llevaran a la perfección, son la motivación de nuestra encarnación en el plano físico. Para ello Bach dice que elegimos donde encarnar para estructurar nuestro aprendizaje de la manera más adecuada: “Nosotros elegimos nuestras propias ocupaciones terrenales y las circunstancias externas que nos proporcionan las mejores oportunidades de probarnos al máximo” (Cúrese usted mismo). El concepto de reencarnación es una constante en su obra. En su libro Cúrese usted mismo dice: “…Esa breve estancia en la tierra, que conocemos como vida, no es más que un instante efímero en el curso de nuestra evolución, como podría serlo un día de colegio en el total de nuestra existencia. Aunque por momentos no podamos comprender más que ese único día, la intuición nos dice que el nacimiento está infinitamente lejos de ser el comienzo, y la muerte, igualmente lejos de nuestro final. Nuestras almas, que son realmente lo que nosotros somos, son inmortales, y los cuerpos que reconocemos conscientemente son temporarios. Como si fueran simpes caballos que montamos para realizar un viaje, o instrumentos que utilizamos para hacer un trabajo determinado…”.Todas las flores del sistema tienen que ver con el aprendizaje, en tanto corrigen defectos u obstáculos que nos impiden formalizarlo. Al repermeabilizar la comunicación entre Ser Superior y Personalidad, las esencias permiten que la información procedente de nuestras estructuras superiores llegue (mediante dictados) a la personalidad. Y lo haga con una fuerza suficiente para que ésta se deje conducir sin poner trabas. Entre todas las flores, alguna entronca directamente con la repetición de errores que se derivan de no tener en cuenta las directrices de nuestro Ser superior. Repetición errónea en todas las octavas de nuestro devenir: tanto a nivel cotidiano, como a un nivel trascendente, en tanto que lección a aprender en esta encarnación. Esa flor es Chestnut Bud, por ello no es extraño que la empleemos cuando una enfermedad no cura o se repite cíclicamente. Otras tres flores parecen estar muy directamente relacionadas, desde un punto de vista global, con el concepto de karma: Pine es la principal y se recomienda para enfermedades que parezcan provenir de otros débitos (de otras existencias) como todas las congénitas o genéticas. Las otras dos flores tienen que ver con ataduras energéticas (Walnut) o con episodios traumáticos significativos (Star Of Bethlehem) de los que la personalidad debe aprender y con lo que se debe contactar a nivel que sea si lo que quiere es que cese la inmovilidad.

www.institutointegralquilmes.com

info@institutointegralquilmes.com

Tel: 4254-6278

Foto de Instituto Integral Quilmes.