Sistema Floral de Rosas para el Alma

Foto de Instituto Integral Quilmes.

 

Este sistema floral joven hizo su aparición en el año 2008, después de haber pasado por cuatro años de experimentación.
Está compuesto por nueve esencias, preparadas por el método solar, y cada una de ellas lleva el nombre del don que ayuda a conseguir, al transformar en virtud el defecto del personaje predominante en cada ser.

El sistema de Rosas para el Alma utiliza una sola especie de plantas, las rosas. Esta familia tiene como rasgos característicos poseer fuertes sistemas de raíces que se agarran a la tierra, gruesos tallos leñosos, unas penetrantes espinas que muestran su ferocidad, su fuerza de voluntad, y flores de cinco pétalos que son agradablemente fragantes y elevadoras.
Como todos los otros sistemas florales que existen, apunta al principio sanador de la terapia floral, reavivar la conexión con el ser interior.

Las esencias florales de rosas apuntan a una terapia del alma, es decir, a transformar, como ya dije, los defectos e imperfecciones en virtudes, logrando despertar las cualidades dormidas de todo ser. Trabajan, fundamentalmente, la falta de entusiasmo en la vida y vigorizan la voluntad de forma que los ideales de amor y de servicio pueden encontrar su lugar en la tierra. Ayudan a estar bien enraizado, a individuarse, a adquirir gran fuerza de voluntad para enfrentar las situaciones que presenta la vida y a elevarse sobre dichas pruebas haciendo un cambio de perspectiva para “ver las cosas desde otro lugar”. Estimulan a despertar grandes fuerzas de idealismo, de amor y de compromiso, al contribuir a que la voluntad encuentre su justo equilibrio y su dirección para la vida en el planeta.
Se diferencia cada esencia floral de acuerdo con el color de la rosa utilizada. Ha de tenerse en cuenta que el lenguaje del color dice mucho sobre las cualidades del alma de la planta; de ahí que cada rosa trabaje sobre un don diferente.
Es importante saber que las esencias florales no actúan como si fueran medicinas. Tienen un patrón vibratorio que estimula cambios suaves en la conciencia que permiten disolver formas estancadas de pensamientos y emociones.
Acompañado por la sutil vibración de las esencias florales, los cambios más profundos los realiza uno mismo.

Así como cualquier otro tipo de terapia, las flores son sólo instrumentos para impulsar a quien las reciba a recorrer el camino hacia la evolución, pero la travesía de cada ser es personal e intransferible.

www.rosasparaelalma.com.ar
contacto@rosasparaelalma.com.ar