La Bondad de los ciclos en la Escalera de la Vida

• Pregunta el discípulo:
“¿Por qué existen los capítulos en un libro? ¿No sería más fácil que todo sucediera en una sola secuencia infinita?

• Responde el Maestro:
“La conciencia infinita se transforma en capítulos para poder dialogar con los hombres en el tiempo. Cuando el Hombre ejerce la paciencia necesaria para no caer en la tentación de saltear capítulos, entonces puede ver todo el libro como un solo texto, sin perder de vista los necesarios capítulos.
Mientras la mente ve los escalones, el Corazón contempla la escalera con todos los escalones”.

• Pregunta un discípulo:
Maestro, hay veces en que por mirar la escalera se tropieza con el siguiente escalón. ¿Buscar ver la escalera no es una forma de tropezar y eventualmente caer?

• Responde el Maestro:
“Cuando tropezamos es porque no estamos viendo realmente”.

Tras largos minutos de profundo silencio…

• Pregunta otro discípulo
“Cuando subimos una escalera lo hacemos porque pisamos cada uno de los escalones. ¿Entonces no es a través de la mente que subimos la escalera hacia el Ser?

• Responde el Maestro:
Esa es una buena observación. Miren, cuando solo vemos los escalones es que creemos que la “Escalera hacia el Ser” es algo así como una sucesión de escalones, sucesión de momentos, de estados de ánimo. Las tablas que constituyen los escalones, dejan de ser simples trozos de madera cuando sirven al Propósito de ser escalones de una Escalera. La mente es un instrumento que sin Propósito no existe. Así que ahora podemos comprender algo más profundo sobre esto que graficamos con la analogía de la “escalera”.

Cada paso en la vida, cada nuevo escalón, implica vivenciar un poco más la “conciencia de Escalera”, la noción de Unidad de cada parte que sigue un Propósito Común en favor del Bien común.
La Bondad de los capítulos nos brinda la oportunidad de leer el Libro de la Vida con el Orden necesario para no perdernos.

El Libro de la vida sirve en el diario vivir. Y cada día es un nuevo capítulo.

Si vivo este día creyendo que es igual que el de ayer, es igual a seguir en un mismo escalón creyendo que estoy en uno nuevo. La mente es la que repite, el Corazón no lo hace. Entonces, cuando estás saturado, es porque has estado dando vueltas en círculo en el mismo escalón. Como el perro que persigue su cola, los hombres perseguimos nuestros deseos.

La mente da vueltas en círculo, mientras que el corazón lo hace en espiral.

Para la mente, las vueltas del Corazón son iguales a las que ella realiza. Eso pasa porque ve desde un solo nivel. Pero el Corazón circula en espiral, y así asciende y desciende para servir y cumplir con su Propósito.

Entonces, siempre hay que Agradecer cada día, cada ciclo, cada capítulo de nuestras vidas. Porque se nos da la oportunidad de comenzar, de transcurrir y finalizar algo. Y depende de las acciones cotidianas que realicemos, el que hayamos podido transformar en Sagrado, cada acto cotidiano.
Ese es el Propósito de todo Ser-humano. Ser un buen peldaño para que otros lo pisen y puedan subir. Mientras humildemente se sabe parte consciente de la Escalera de la Vida.

www.institutointegralquilmes.com info@institutointegralquilmes.com

Tel: 4254-6278

Foto de Instituto Integral Quilmes.