Rosa de la Paciencia

 Personalidad 1 del Eneagrama – El Soberano

 Palabra Clave: Transmutación

 Color: violeta. Este color está compuesto por partes iguales de rojo y azul, nos habla de la integración entre cielo y tierra. Es el color utilizado por los alquimistas y es el símbolo de transformación, de lo secreto, lo que se encuentra oculto.
De esto se deduce que la ingesta de esta esencia floral ayuda a conectarse con el Ser que habita dentro, calmando el sistema nervioso, favoreciendo la intuición, incrementando la espiritualidad, el idealismo, la vocación, la serenidad, la introvisión y el sentido común.
Defecto a corregir: Impaciencia, que le provoca ira porque el mundo no es como él quiere. La Ira es una pasión arrebatadora que despierta rabia, enojo, y que surge al no sentirse perfecto y descubrir que es una utopía “no poder tener todo bajo control”. La ira tiene muchas variantes o matices como irritación, frustración, insatisfacción, intolerancia, rencor. La manifestación más específica de la ira es el resentimiento, que se experimenta en conexión con un sentido de injusticia ante las responsabilidades y esfuerzos que cree realizar en mayor medida que otros.

Virtud a desarrollar: Tolerancia, cualidad del alma que anima a respetar las ideas y prácticas ajenas. Contribuye a encontrar la paz interior. Es efectiva para aquellos que siempre quieren tener razón y entran en conflicto por ello. Ayuda al alma a ser más flexibles y especialmente a sentir la vida, aceptando el valor de las diferencias con los demás. Posibilita que el Yo real por un lado y la imagen idealizada del sí mismo por el otro, se acerquen cada vez más hasta hacer posible la autoconsideración. La esencia induce a considerar a la realidad tal cómo es, y aceptarla de ese modo.
Lección o aprendizaje para el alma

Sosegar la mente en momentos difíciles, reconocer las necesidades corporales propias y respetar los ritmos ajenos. Tratar de relajarse frente a las múltiples responsabilidades que se autoimpone, asumir prioridades más realistas; cuestionarse normas internas, escuchar y atender sus auténticos impulsos de dicha. Diferenciar entre el “debería” y lo que es realmente “deseable”, atender lo central y olvidarse de lo periférico y entregarse a la realidad tal cual es, aquí y ahora, abriéndose a la vida como éxtasis y no como tarea.

www.institutointegralquilmes

info@instituto integralquilmes.com Te 4254 – 6278

La imagen puede contener: planta, flor y naturaleza