Dill

Uno de los desafíos al que se enfrentan muchas almas que encarnan en la época moderna es el de aprender a regular la vida sensoria. Con el advenimiento de la era tecnológica, el alma se ve literalmente bombardeada por innumerables impresiones sensorias, todo lo que uno ve, escucha, gusta, huele y toca durante un solo día puede resultar realmente abrumador. La higiene del alma requiere que estas impresiones sensorias sean asimiladas, de lo contrario sobrevendrán la congestión psíquica y la paralización nerviosa. En otras épocas, los que querían tener un desarrollo espiritual procuraban lejanos ambientes y condiciones de vida ascéticas que disminuían la estipulación sensoria y liberaban el alma para que se dedicara al trabajo espiritual elevado. La esencia Dill ayuda a armonizar la vida psíquica dentro del contexto de la diaria labor y la vida moderna. Con la ayuda de Dill, el alma aprende no solo a discriminar y clarificar las experiencia sensoria sino, lo que es aún más importante, permite que la vida sensoria se convierta en un vehículo de iluminación. En lugar de ser sometidos o adormecidos, los sentidos pueden ser refinados y clarificados para tornarse más luminosos y transparentes. De este modo, el alma moderna puede desarrollar un nuevo tipo de clarividencia y percepción interna. La esencia Dill asiste al alma en el proceso de transformar los sentidos abrumados en la capacidad de percibir el mundo sensorio como una manifestación de arquetipos espirituales.

www.institutointegralquilmes.com
info@institutointegralquilmes.com

La imagen puede contener: flor, planta y naturaleza