Madia

El alma sana necesita aprender tanto a contraerse como a expandirse, debe ser capaz de estrechar la conciencia y limitar la experiencia. Aquel que puede hacerlo, es capaz de enfocar y dirigir la energía de un modo muy claro y productivo. Por otro lado, están las almas que se distraen con facilidad, que «vuelan». Esta última expresión es una buena descripción del alma que necesita Madia. El alma vive mucho más en el espacio y no lo suficiente en el presente; se ve fácilmente arrancada de su centro y sus fuerzas psíquicas están dispersas. Madia es indicada para este desequilibrio básico de la vida del alma, pero también puede ser beneficiosa para afecciones estacionales, en particular durante el verano cuando el clima cálido hace que uno se vuelva descuidado o distraído, o bien para la sensación similar de falta de foco que sobreviene en las primeras horas de la tarde. Madia atrae al alma hacia su centro para que el campo de la conciencia se encuentre centrado y focalizado. Ayuda a que el alma encarne y encamine su vasto potencial espiritual.

info@institutointegralquilmes.com

7504 6907

La imagen puede contener: flor, planta, cielo, naturaleza y exterior