Esencia Nro. 1 del Eneagrama

El soberano – El reformador – El Organizador

Es la esencia seria, cumplidora, muy trabajadora, metódica, idealista, de altos principios, consciente, con gran sentido del bien y del mal. Se toma la vida en serio y puede parecer irritable, rigurosa, meticulosa y exigente debido a su tendencia a la perfección.
Se pasa la vida considerando el cómo deberían ser las cosas y siente mucho respeto por quienes intentan superarse, independientemente de la recompensa que obtengan.
Su juicio es ético, moral y crítico. Bien organizada, ordenada, impersonal y emocionalmente limitada; resulta ser la más controlada y reprimida del Eneagrama.
Amante del progreso, se impone metodologías de trabajo, sistemas, horarios, etc. Se interesa por las normas, los reglamentos, por mejorar las cosas y mostrarse justa y recta. Es crítica de sí misma, trabajadora imparcial, independiente, exacta y se esfuerza por superar la adversidad.
Su sistema de valores se arma alrededor de la ley, el orden, el rigor, el amor al trabajo bien hecho, la integridad, la disciplina, el sentido del empuje y la preocupación por progresar.
Su acción es rápida, pero considera que debe justificar sus actos ante sí misma y los demás, por lo que se resiste a sus instintos e impide que sus impulsos afloren a la conciencia.
Al tener un código rígido de comportamiento, le irrita la imperfección y se convierte en una censora exigente; para ella, hay un solo modo de hacer las cosas, siendo sus parámetros correcto o incorrecto.
Oculta toda manifestación de emoción y su conflicto oscila entre la rigidez y sensibilidad, lo que le produce una tensión interna, que, con el tiempo, va a exteriorizarse en su cuerpo.
Su rabia se origina por suponer que no vive a la altura de sus ideales y porque los demás no hacen las cosas como ella considera que deben hacerlas. Se enoja cuando constata que alguien cercano a él no intenta dar lo máximo.
Para ella “el tiempo es oro” y no lo malgasta, la puntualidad, los horarios, los plazos forman parte de su organización sin mácula.
En el cuidado por el detalle, le resulta muy fácil perder la visión del fondo de las cosas, quedando atrapada en las formas.
Suele llegar a sentir que ha venido al mundo a administrar la vida. No admite el ejercicio de la libertad sin una cuota importante de responsabilidad, entonces le pone marco, la limita.

info@institutointegralquilmes.com

7504 – 6907

La imagen puede contener: 1 persona