Morning Glory

El alma debe estar en constante vigilia para alinear su cuerpo astral con sus componentes físico/etéricos. El cuerpo astral se encuentra naturalmente asociado a las fuerzas de la noche y, si no se lo controla, no vacilará en devorar el cuerpo etérico (o vital). Una manifestación de tal desequilibrio se presenta en los individuos que se ven inclinados en tener una actividad trasnochada y ritmos erráticos de sueño y alimentación. El cuerpo etérico está más asociado con las fuerzas del día, en especial las de las primeras horas del día y se ve en gran medida afectado por esta cualidad astral. De continuar este cuadro por un período prolongado, el individuo experimentará una creciente dificultad para encarnar el cuerpo, no sólo por la mañana sino a lo largo de todo el día. Incapaz de utilizar la energía natural del cuerpo etérico el individuo recurrirá a estimulantes como la cafeína y, en casos extremos, la cocaína. Si esta astralidad continua predominando, el individuo manifestará conductas cada vez más erráticas y, quizás, tendencias destructivas y violentas. Enfermedades físicas de distintos niveles pueden surgir en el cuerpo, en especial el deterioro de la respuesta inmunológica, cansancio nervioso y trastornos en órganos vitales como el hígado.
Morning Glory ayuda al alma a que amplíe su conciencia y respeto por la vida y por los procesos vitales del cuerpo. El individuo aprende a ajustar su ritmo para armonizarse con los ciclos de la Naturaleza. A través de Morning Glory, el alma aprende a experimentar estados más naturales de energía y con ello, a experimentar el don de la vida.

info@institutointegralquilmes.com

7504 6907

La imagen puede contener: flor, planta y naturaleza