Sweet Pea

Muchas almas son como peregrinos, en busca de su lugar en la tierra. Cuando esta situación recibe demasiado énfasis, el individuo se pierde en sus ansias de viajar, incapaz de crear verdaderos vínculos sociales e interés y compromiso. Estas personas se mudan de un lugar a otro, o cambian de un grupo de amigos a otro, sin llegar a involucrarse realmente. Llegan a endurecerse en su condición de «extraños» y se ven privados del verdadero crecimiento social por ser incapaces de echar raíces en la vida familiar o comunal. En la esencia del sufrimiento de la persona que necesita Sweet Pea existe una profunda sensación de no tener hogar. Estas personas no tienen dentro de sí un sentido de pertenencia o amor por la Tierra. Esta alineación puede provenir de alguna experiencia de falta literal de hogar por haber sido expuesto a mudarse muchas veces durante la niñez. Este desequilibrio se ve también asociado a las condiciones de vida urbana y suburbana enormes complejos de departamentos, ghetos urbanos o pobres emprendimientos suburbanos que le roban al alma su natural interés y conexión con la Tierra y las fuerzas de la naturaleza, Sweet Pea ayuda a que estas personas tomen contactos con sus pensamientos acerca del «hogar». Reconociendo y vivenciando este dolor que ha aletargado al yo, el alma puede empezar a curar y a encontrar su verdadera conexión con la Tierra y con los demás seres humanos.

info@institutointegral quilmes / www.institutointegralquilmes

La imagen puede contener: flor, planta, naturaleza y exterior