La Entrevista Floral

La entrevista, en la terapia floral, es, esencialmente, una relación, un encuentro creador en el cual terapeuta y paciente, en una relación asimétrica y de dialogo libre, van generando un espacio de intercambio, apoyo y confianza, que permite encontrar y desgranar las razones por las cuales un sujeto sufre y padece.
El proceso que realmente importa es la relación en sí misma y no el protocolo en el que ésta se desenvuelve, teniendo en cuenta que requiere una participación activa tanto del paciente como del terapeuta para, a través de ella, poder hacer un acertado diagnóstico.
Las respuestas, observaciones y relatos que por medio de ella se logra, convergen en la construcción de una cierta imagen del paciente, provisional y exploratoria, que posibilita la posterior labor prescriptiva y terapéutica.
Es importante que el paciente alcance en la entrevista floral el beneficio de poder repensar su historia y sus conflictos y darse cuenta de todos los reales poderes que lo atan a la enfermedad, para lo cual la labor crucial del terapeuta es establecer un contacto cercano con la persona, construyendo un espacio empático dentro del cual las confidencias que se vuelquen allí, cobren sentido curativo.
Cuando este clima se genera, la indagación sobre la vida y obra del paciente, resulta plena y fructífera, dado que la totalidad de su mundo queda revelada en el dialogo.
Características de la entrevista Floral
• Dialogo abierto, implica que el paciente hable, ya que es el protagonista de la misma, y el terapeuta únicamente intervenga para sostener el discurso. No cambiar de tema, no cortar el relato, seguir el hilo de la narración hasta que este se agote y caiga por su propio peso.
• Dialogo profundo, tratando de llegar a capturar los entretelones emocionales en los cuales la persona se encuentra atrapada, el argumento de su historia, sus deseos y anhelos inconscientes, las repeticiones y sufrimientos que no puede soltar.
• Dialogo a solas, sin interferencia de otros que puedan limitar o influir en su decir.
• Dialogo sistemático, implica situarse en investigar aquellas áreas en las cuales se necesita mayores pistas y averiguaciones.
En toda entrevista terapéutica la labor del terapeuta es observar, interrogar, escuchar, comprender y finalmente realizar un diagnóstico floral sobre la naturaleza de la situación, la historia, la personalidad y la lección a aprender, en términos florales, a partir de lo cual confeccionará la fórmula floral adecuada, teniendo en cuenta que todo diagnóstico es siempre una hipótesis cuya comprobación es, en cierta medida, la liberación de su padecer.
Tel: 11 2238 3446
Http: www.institutointegralquilmes.com
info@institutointegralquilmes.com