Tipología 1 del Eneagrama y Rosa de la Paciencia

Personalidad 1 – El Soberano

Son personas responsables y muy trabajadoras que ponen alto el listón. Se centran en hacer las cosas bien, son justas, dignas y esforzadas, amigas de decir “lo que se debe hacer”. Trabajadores rectos, independientes, perfectos e incansables. La necesidad de cambiar al mundo es tal, que albergan permanentemente en su interior una fuerte ira no expresada, surgida de la irritación que le produce este mundo que, para ellos, “debería ser más virtuoso”.
Su miedo arquetípico es a equivocarse, cometer errores, lo que ocasiona, en general, un desgaste energético y un “correr” sin disfrutar la vida. Cuanto más miedo a fallar tiene, más inseguro se siente, mas supervisa todo, convirtiéndose en un “adicto al Control”.

Esencia Floral- Rosa de la Paciencia

Palabra Clave: Transmutación

Aporta: Sensación de liviandad, despierta el niño interior y la capacidad de dejar que los acontecimientos sigan su curso, que sea la intuición que guie el camino y no el raciocinio. Ayuda a dejar de tener apuro, cuyo significado es, “sin pureza” y a conectarse con el disfrute y el placer; induciendo a buscar espacios de reflexión interior para lograr hacerse de un tiempo libre, y no solo siempre estar atendiendo lo urgente, sin tomar consciencia de lo importante.

Polaridad: Control vs. Soltar y fluir

Defecto a corregir: Impaciencia, que le provoca ira porque el mundo no es como el individuo quiere. La Ira es una pasión arrebatadora que despierta rabia, enojo, y que surge al no sentirse perfecto y descubrir que es una utopía “no poder tener todo bajo control”. La ira tiene muchas variantes o matices como irritación, frustración, insatisfacción, intolerancia, rencor.

Virtud a desarrollar: Tolerancia, cualidad del alma que anima a respetar las ideas y prácticas ajenas. Contribuye a encontrar la paz interior. Es efectiva para aquellos que siempre quieren tener razón y entran en conflicto por ello. Ayuda al alma a ser más flexibles y especialmente a sentir la vida, aceptando el valor de las diferencias con los demás.

Lección o aprendizaje para el alma: Sosegar la mente en momentos difíciles, reconocer las necesidades corporales propias y respetar los ritmos ajenos. Tratar de relajarse frente a las múltiples responsabilidades, dejar de autoimponerse, asumir prioridades más realistas; cuestionarse normas internas, escuchar y atender sus auténticos impulsos de dicha. Diferenciar entre el “debería” y lo que es realmente “deseable”, atender lo central y olvidarse de lo periférico y entregarse a la realidad tal cual es, aquí y ahora, abriéndose a la vida como éxtasis y no como tarea.

11 2238 3446

info@institutointegralquilmes.com
http:www.institutointegralquilmes.com

#eneagrama #rosasparaelalma #autonocimiento

La imagen puede contener: 1 persona