Tipología 7 del Eneagrama y Rosa de la Fortaleza

Personalidad 7 – El Impulsivo

Son los eternos optimistas, animados, encantadores e imaginativos. Son como niños grandes, hábiles y llenos de vitalidad. Poseen una gran capacidad para recuperarse de los accidentes. Toda su vida se centra en el placer, el cual les sirve para mantenerlos alejados del sufrimiento.
Su miedo arquetípico es a quedar atrapado en el dolor, a ser privado de algo y quedar hundido en el sufrimiento. Para combatir este temor se convence de que nadie pueda privarlo de nada y adopta una actitud sumamente caprichosa, haciendo lo que le plazca, para mantenerse alejado de la aflicción, no atándose a los compromisos, saliendo de la rutina constantemente y huyendo de los obstáculos y dificultades. Cuanto más miedo tiene a la realidad, más se evade de ella y se convierte en un “adicto al placer”.

Esencia Floral – Rosa de la Templanza

Palabra Clave: Introspección

Aporta: Ayuda a la “introvisión” para amplificar la capacidad mental, la visión de sí mismo y del mundo exterior y descubrir la verdadera motivación en la vida. Para comenzar a valorar cada momento con todo lo que de bueno y creativo pueda ofrecer y lograr llevar adelante los compromisos adquiridos, sin buscar evasiones, distracciones o cambios. Une el sentimiento con la comunicación, permitiendo un mayor contacto a nivel telepático, que consiste en escuchar al que sufre sin necesidad de pintar las cosas color de rosa. Se conquista el saber discernir prudentemente las prioridades, sin dejarse llevar por el impulso del momento y no imponer el propio ritmo ni el propio humor a los demás, sino saber adaptarse a las circunstancias y a las personas. Para experimentar el silencio y la reflexión como ocasiones para acceder a la profundo de las cosas y no quedarse en la superficie.

Polaridad: Desequilibrio vs. Equilibrio

Defecto a corregir: La gula, que se trata de una avidez por el placer y la inmoderación. Este defecto surge como un intento de llenar el vacío interior con cosas que lo alimenten, con el afán de llenar el hueco afectivo con sucedáneos de toda clase para escapar del dolor; porque considera al sufrimiento como una amenaza a la felicidad. Cuando se entra en la gula nunca se está satisfecho, no se colma nunca y nada es suficiente; prima siempre el exceso y para ello se desafían límites, siendo su lema “quiero más y más”.

Virtud a desarrollar: Moderación, cualidad del alma que aquieta la personalidad para escuchar su dictado, sin la búsqueda de ningún tipo de estímulos. En este estado se llega a la mesura, a no decir que sí a todo, aprendiendo el valor de la renuncia para no vivir pendiente de cosas que no son necesarias, permitiéndose un mayor contacto a nivel intuitivo con uno mismo.

Lección o aprendizaje para el alma: Aprender a disfrutar de las cosas simples y agradables, sin frenesí ni superficialidad, replanteandose un nuevo estilo de vida.
Amar y celebrar la vida y su aspecto gozoso, pero no a expensa del lado oscuro de la existencia.
Aprender a reconocer y asumir el dolor, ya que al disminuir la ansiedad y el miedo que el futuro provoca, el alma puede experimentar más fácilmente la sobriedad cuando está lejos de la actividad y el estrés diario.
Permite conectarse con el Ser Interior, energía que no permite seguir adelante con el autoengaño. Otorga maduración para enfrentar la vida.
Ayuda al alma que está demasiado absorta por sus propios problemas y esperan aliviar su hambre “alimentando” la atención física y la simpatía de los otros.

Https://wa.me/1122383446

info@institutointegralquilmes.com
http:www.institutointegralquilmes.com

#eneagrama #rosasparaelalma #autonocimiento

La imagen puede contener: una o varias personas